Periodista. Desde hace seis años colaboro en diferentes medios de comunicación en México, enfocándome en temas de política y derechos humanos.

Cientos de migrantes centroamericanos comenzaron a ingresar a México en medio de un fuerte operativo encabezado por elementos de la Guardia Nacional.

Desde temprano, integrantes de la caravana migrante se congregaron en el Puente Internacional Rodolfo Robles, que se encuentra entre México y Guatemala, y entre empujones -según reportaron varios medios de comunicación- intentaron ingresar.

Ello ocasionó un breve forcejeo con los elementos de la Guardia Nacional que impidieron la entrada de los más de mil migrantes que buscan llegar a Estados Unidos.

Agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) les informaron que no podrían pasar a menos que traigan un documento oficial, sin embargo, después de más de una hora las autoridades mexicanas permitieron el ingreso ordenado de mujeres y niños.

“Nos están explicando que nos van a llevar en transporte, en bus, para hacer el trámite (y) si nosotros queremos regresar a nuestro país o queremos el asilo político”, dijo una mujer hondureña al periodista Hugo Vera, a quien aseguró que ella y su familia pretende quedarse en México.

A través de bocinas el gobierno mexicano informa a los extranjeros que “deben de portar la visa mexicana o documento migratorio. No se exponga a los traficantes de personas; tu vida corre peligro. No se deje engañar. No es un hecho que Estados Unidos le otorgará asilo, al contrario, lo podría regresar de inmediato a Guatemala. México le ofrece oportunidad de empleo en su país de origen”.

De momento, decenas de migrantes, procedentes de Honduras, El Salvador y Guatemala principalmente, están esperando cruzar la frontera y permanecen sobre el puente para que dejen pasar al contingente.

Ayer, el gobierno de México informó que tiene preparados cuatro mil empleos para quienes lleguen en la caravana.

TE PUEDE INTERESAR:

Leave a Reply

Your email address will not be published.