Periodista. Desde hace seis años colaboro en diferentes medios de comunicación en México, enfocándome en temas de política y derechos humanos.

CIUDAD DE MÉXICO, MEX.- Aquella noche de septiembre Cristina, de 16 años, conoció a Enrique, un diseñador 20 años mayor. Estaban en una boda y desde ese día empezó a seducirla hasta llevársela a vivir con él. Al día siguiente la madre de Cristina presentó una denuncia ante la Procuraduría capitalina que tardó dos meses en resolverse quitándole la chica al diseñador.

Cristina, sin embargo, acabó en una casa hogar auspiciada por el DIF de la Ciudad de México ante el rechazo de volver con su familia.

Durante seis meses tomó clases de sastrería hasta que no volvió al orfanato. Isabel, la madre, una mujer de 44 años que vive de dar clases a domicilio, estaba en el Edomex cuando sonó su celular.

–¿Isabel? Le hablamos del DIF

Inmediatamente, cuenta a El Heraldo de México, sintió que iba a desfallecer.

–¡Qué le pasó a Cristi!

–No le podemos decir por teléfono. ¡Venga personalmente!– le contestó un funcionario de la institución.

Leave a Reply

Your email address will not be published.